En este momento estás viendo Los mejores aceites esenciales para la piel

Los mejores aceites esenciales para la piel

Beneficios de los aceites esenciales para la piel

En los últimos años, la popularidad de los aceites esenciales ha crecido más que nunca. Aunque lo más habitual es la práctica de la aromaterapia, la gente utiliza los aceites esenciales en difusores, lociones, perfumes, productos para el cuidado de la piel y mucho más.

Tienen una amplia gama de beneficios, como la reducción del estrés y la ansiedad, los dolores de cabeza, las migrañas, el insomnio y la inflamación. También tienen notables propiedades antimicrobianas y antibacterianas.

Los aceites esenciales también son excelentes para la piel. Pero, ¿cuáles son exactamente los diferentes tipos de aceites esenciales? ¿Cómo se fabrican? ¿Y cómo benefician individualmente a nuestra piel?

¿Qué son los aceites esenciales?

Los mejores aceites esenciales para la piel

Los aceites esenciales son compuestos extraídos de las plantas mediante destilación, prensado en frío y otros métodos; esto se hace para capturar la «esencia» de la planta. Una vez extraídos los compuestos aromáticos, se mezclan con un aceite portador (como el de coco, jojoba, oliva, etc.) y están listos para su uso.

Sin embargo, es importante recordar que la forma de producción de los aceites esenciales es vital: los aceites esenciales obtenidos mediante procesos químicos no se consideran legítimos.

Los aceites esenciales no están destinados a ser ingeridos.

Aceites esenciales para diferentes tipos de piel

Otra de las excelentes propiedades de los aceites esenciales es el cuidado de la piel. Algunos aceites esenciales pueden ayudar a curar las afecciones de la piel, manteniendo su rostro con un aspecto saludable y brillante. Asegúrate de comentar con tu médico el interés de utilizar aceites esenciales para el cuidado de la piel antes de tomar cualquier decisión en solitario.

Piel seca: Esta condición puede ocurrir durante ciertas épocas del año (como el invierno o el otoño) o en climas secos y áridos. Aunque suele tratarse con cremas e hidratantes fuertes, algunos aceites esenciales pueden ayudar.

  • Lavanda: El aceite esencial de lavanda es el más utilizado para el sueño y el insomnio, pero también puede ayudar a equilibrar la humedad presente en su piel. La lavanda también es un excelente hidratante y contiene propiedades anti-inflamatorias.
  • Manzanilla: Este aceite esencial contiene azuleno, un compuesto responsable de aumentar la hidratación y reducir la inflamación. Sin embargo, es mejor evitarlo si tienes alergia a la ambrosía.
  • Almendra: El aceite esencial de almendra tiene muchas propiedades beneficiosas. Aplicarlo en la cara puede ayudar a reducir la hinchazón y las ojeras, mejorar el acné, reducir las cicatrices y mejorar la tez y el tono de la piel. Además, el aceite de almendras ayuda a tratar la piel seca y otras afecciones como el eczema y la psoriasis.

Piel grasa: La piel grasa puede ser un gran problema de autoestima. Una persona con piel grasa suele ser una indicación de que sus glándulas sebáceas están produciendo demasiada grasa natural. La humedad, el calor y las hormonas pueden empeorarla.

  • Esencia de incienso: Este aceite esencial es muy popular para aliviar el dolor, la hinchazón y la inflamación. También se utiliza para curar heridas y reducir los gases (flatulencias). En el cuidado de la piel, los aceites esenciales de incienso ayudan a las pieles grasas al regular el sebo, frenando la producción de las glándulas sebáceas. Además, el incienso tiene propiedades antienvejecimiento.
  • Romero: Uno de los ingredientes clave del romero, los ésteres, ayuda a reducir la producción de sebo. El aceite esencial de romero es también un gran anti-inflamatorio y analgésico.

Pieles sensibles: Elegir los productos adecuados puede ser difícil cuando se tiene la piel sensible. Los aceites esenciales muy ácidos, como el de limón o el de hierba limón, no son recomendables para las personas con piel sensible. Los aceites esenciales que se consideran seguros para todo tipo de pieles son la lavanda, el incienso y el sándalo.

Acné: Remediar el acné puede ser complicado. La clave es eliminar todo el exceso de sebo y bacterias posible sin resecar la piel. El romero y el incienso son reputados para tratar el acné, y a continuación se presentan otras opciones.

  • Aceite de árbol de té: Gracias a sus propiedades antisépticas, el aceite de árbol de té ayuda a combatir las bacterias y la inflamación, dos factores principales que contribuyen al desarrollo del acné.
  • Aceite de coco: El aceite de coco es excelente para reducir la inflamación, a menudo asociada al acné. Además, el aceite de coco también previene las infecciones y detiene los daños causados por los radicales libres. También es excelente para hidratar, nutrir y proteger nuestra piel.