En este momento estás viendo Apapáchate: Beneficios de tomar un baño

Apapáchate: Beneficios de tomar un baño

¡Rompe el patito de goma, no tu cara! Beneficios de tomar un baño.

¿Quién puede discutir conmigo cuando digo que una de las mejores cosas que hacer después de volver a casa después de un día largo y duro es relajarse en una tina de agua tibia con burbujas y quizás un aroma fragante y relajante? Tomar un baño es una de las mejores y preferidas formas de relajarse. Es divertido, calmante y bueno para tu piel… ¡y tu salud en general! Los baños han demostrado tener beneficios para la salud y se han utilizado para remediar enfermedades, estrés y todo tipo de dolencias a lo largo de los siglos.

Darte un baño caliente o frío puede influir positivamente en tu cuerpo de muchas maneras. Sin embargo, como cualquier otra cosa, el exceso puede ser desfavorable y causar más mal que bien. Entonces, he compilado una lista de sugerencias e información para ayudarte a determinar cuánto tiempo debes sumergirte en un baño, alrededor de qué temperatura, para qué son generalmente buenos y otros consejos para que puedas salir de la bañera ¡luciendo y sintiéndote lo mejor posible!

El baño puede ayudar con la piel seca y con picazón.

El invierno y el otoño son estaciones conocidas por dejar tu piel seca y quebradiza, que a menudo se agrieta por la falta de humedad y te terminas rascando para aliviar la comezón. Intenta agregar un poco de avena finamente molida, también conocida como avena coloidal, a un baño tibio. Le dará a tu piel una capa de protección a la vez que la hidratará y calmará la sequedad. El tiempo recomendado que debes pasar sumergiéndote en un baño en general oscila entre 10 y 30 minutos.

Tomar un baño frío después de ejercitarse puede ayudar a aliviar el dolor.

Se ha recomendado ampliamente tomar duchas o baños fríos porque pueden reducir la inflamación y eliminar el ácido láctico después de un entrenamiento de alta intensidad o de fuerza. Puede ayudar a acelerar la recuperación y tal vez no sientas tanto dolor en los músculos al día siguiente después de un entrenamiento.

Agregar aceites esenciales puede mejorar tu piel y estado de ánimo

La lavanda, la manzanilla y la rosa son tres ejemplos de aceites esenciales que puedes agregar a tu baño. Ayudan a reducir la ansiedad, el estrés y promueven un mejor sueño y relajación. Solo recuerda emulsionar tu aceite con un portador primero, como aceite de oliva, leche o miel, para asegurarte de que se disuelva correctamente en el agua. También debes recordar que no todos los aceites esenciales funcionan para un baño (la menta es simplemente una mala idea). Asegúrate de verificar si el aceite que desea agregar es seguro de usar o no.

Ten cuidado con las fragancias y perfumes

Aunque una de las mejores cosas de tomar un baño puede ser arrojar una bomba de baño con escencia de fruta o una mezcla de baño de burbujas que huele al mismísimo paraíso, algunos de los ingredientes que contienen pueden hacer más daño que bien. Ciertas fragancias y perfumes pueden resecar e irritar la piel, así que asegúrate de elegir componentes suaves o sin fragancia cuando se trata de elegir en qué remojar tu cuerpo. ¡Los ingredientes correctos y el cuidado posterior en forma de una rutina de piel dejará tu rostro y cuerpo con un aspecto saludable y radiante!

Estos son solo algunos de los múltiples beneficios de tomar un baño. ¡Deberías probarlo!