La piel es el órgano más grande del cuerpo, y es esencial cuidarla. En particular, los minerales son necesarios para la salud de tu piel. ¿Qué son? Son los componentes básicos de la vida.

Los minerales ayudan a mantener los huesos fuertes y sanos, forman estructuras vitales en el cuerpo como los dientes y los vasos sanguíneos, y proporcionan una barrera protectora sobre la piel. Pero, ¿qué tiene esto que ver con la salud de la piel? Mucho. La piel está formada principalmente por agua, lo que significa que necesita minerales para mantenerse hidratada.

Sin ellos, la capa externa (el estrato córneo) puede resecarse y escamarse, lo que provoca rojeces e irritaciones. Además de mantener un aspecto joven, una piel sana también ayuda a prevenir las infecciones al proporcionar una barrera física contra todos esos desagradables gérmenes que encontramos cada día.

¿Quieres tener una piel suave y bonita? Los minerales protegen la parte superior de la piel, lo que impide que las bacterias penetren demasiado en las capas de tejido. También favorecen el crecimiento celular y ayudan a regular la producción de grasa en las glándulas de esta zona. Una forma de asegurarte de que cuidas tu piel adecuadamente es añadir a tu dieta más alimentos ricos en estos nutrientes.

Los minerales son uno de los muchos factores que pueden afectar a la salud de tu piel, pero no siempre se tienen en cuenta al examinar los problemas cutáneos. Por eso hemos creado estas publicaciones en el blog para ayudarte a entender mejor los minerales y cómo pueden cambiar tu piel para bien o para mal.

Desempeñan un papel crucial en el mantenimiento de la salud del cabello, las uñas, los dientes, los huesos y los músculos. Tu dieta debe consistir en alimentos que contengan todas las vitaminas y nutrientes esenciales, incluidos los minerales como el hierro, el zinc, el calcio, etc. Aquí exploraremos algunas formas diferentes de introducir más minerales en tu vida.