En este momento estás viendo Sistema inmunológico: Cómo reforzarlo

Sistema inmunológico: Cómo reforzarlo

Estamos continuamente expuestos a los gérmenes, son casi imposibles de ignorar. Algunos son buenos y otros son malos. Es importante mantener un sistema inmunológico sano en todo momento para que los gérmenes malos no nos infecten.

Cualquiera que haya tenido un resfriado fuerte sabe que una vez que se está enfermo es demasiado tarde, todo el cuerpo puede apagarse hasta que pase la enfermedad. Es importante tener un sistema inmunológico sano en todo momento para poder limitar el riesgo de infecciones, enfermedades y resfriados. Por suerte, hay medidas sencillas que podemos tomar para mantener un sistema inmunológico sano durante todo el año.

¿Qué causa un sistema inmunológico debilitado?

Si te preguntas cómo reforzar tu sistema inmunológico, el primer paso es saber qué causa un sistema inmunológico debilitado en primer lugar. Esto es especialmente importante porque, una vez que identifique la causa subyacente, podrá realizar los cambios necesarios para vivir una vida sana y mantener alejados a esos molestos gérmenes. He aquí algunas cosas que pueden comprometer el sistema inmunológico:

1.- Falta de sueño

Cuando no se duerme lo suficiente, el cuerpo entra en modo de estrés y, como resultado, la función inmunitaria disminuye. El sueño es probablemente uno de los factores más importantes de un sistema inmunológico saludable.

2.- No hacer suficiente ejercicio

Además de proporcionar endorfinas y reducir los niveles de estrés, el ejercicio también puede favorecer la función inmunitaria.

3.- Mala alimentación

Comer demasiado azúcar puede debilitar tu sistema inmunológico, puede limitar la capacidad de tu cuerpo para combatir las enfermedades. Elige opciones saludables como frutas, verduras, proteínas y granos enteros cuando comas.

4.- El agua

Beber agua contaminada puede suprimir tu salud inmunológica. Además, no beber suficiente agua puede tener efectos negativos en todo tu cuerpo. Asegúrate de beber al menos ocho vasos al día.

5.- Estrés

El estrés y la ansiedad afectan a tu salud física y mental, demasiado de ambos puede hacer mella en tu sistema inmunológico.

6.- Vitamina D

Los niveles bajos de vitamina D están relacionados con muchas enfermedades, incluida la depresión. El sol es la forma más directa de obtener esta vitamina, pero si vives en un lugar con muy poco sol (o sol estacional) asegúrate de tomar un suplemento para equilibrar tu cuerpo.

7.- Enfermedad autoinmune

Esta es una razón menos común para un sistema inmunológico debilitado y es una situación rara para la mayoría de las personas, pero puede ser un factor que contribuye. Si estás constantemente enfermo, consulta siempre a un médico.

¿Cómo reforzarlo?

1. Duerme lo suficiente y reduce el estrés. La falta de sueño y la sobrecarga de estrés aumentan la hormona cortisol, que con el tiempo puede suprimir la función inmunitaria.

2. Evita el humo del tabaco. Todos sabemos que fumar es horrible para el cuerpo. Pero, además, puede provocar enfermedades crónicas y aumenta el riesgo de bronquitis y neumonía. Por no hablar del riesgo de varios cánceres que están relacionados con el tabaco.

3. Bebe menos alcohol. La mayoría de las personas son culpables de esto, pero ¿sabías que incluso unas pocas copas el fin de semana pueden causar un grave daño? Beber baja las defensas del sistema inmunológico y puede aumentar el riesgo de enfermedad.

4. Come muchas verduras, frutas, frutos secos y semillas, que proporcionarán a tu cuerpo los nutrientes que necesita tu sistema inmunológico. Consulta la lista completa de los mejores alimentos para reforzar el sistema inmunológico.

5. Considere los probióticos. Los estudios indican que los suplementos y los alimentos probióticos pueden ayudar a reforzar tu sistema inmunológico.

6. Toma el sol. La luz del sol desencadena la producción de vitamina D en la piel. Incluso 10-15 minutos de exposición pueden ser suficientes. Si es necesario, toma un suplemento de vitamina D.

7. Coma setas medicinales, y no, no estamos hablando del «tipo especial» aquí. Los diferentes hongos tienen diferentes beneficios para la salud. Lee más sobre ellos aquí.

Alimentos que refuerzan el sistema inmunológico

Los alimentos pueden perjudicar o ayudar a nuestro cuerpo. Es una poderosa medicina cuando se utiliza correctamente. Para evitar enfermedades o reforzar tu sistema inmunológico, opta por alimentos saludables repletos de minerales y vitaminas.

1.- Cítricos
La mayoría de la gente recurre a la vitamina C cuando está enferma, y con razón. Esto se debe a que ayuda a reforzar el sistema inmunológico. Se cree que la vitamina C aumenta la producción de glóbulos blancos. Estos son la clave para combatir las infecciones. La vitamina C es necesaria a diario para mantener la salud. Casi todos los cítricos tienen un alto contenido en vitamina C, por lo que es fácil añadir un chorrito de esta vitamina a cualquier comida o bebida. Prueba a beber agua con limón a diario para reforzar tu sistema inmunológico y tu metabolismo.

2.- Pimientos
¿Sabías que los pimientos rojos contienen el doble de vitamina C que los cítricos? Muchos tipos de pimientos, desde los dulces hasta los picantes, pueden ayudar a reforzar tu sistema inmunológico. Además, son un aditivo delicioso para cualquier comida.

3.- Brócoli
El brócoli está supercargado de vitaminas y minerales. Es una de las verduras más saludables que existen. La clave de toda esa bondad contenida es cocinarla lo menos posible, o mejor aún, comerla cruda.

4.- Ajo

Las primeras civilizaciones reconocieron el valor del ajo, ya que ayuda a combatir las infecciones. Esto se debe a que es un agente antimicrobiano de amplio espectro y un refuerzo inmunológico. Las propiedades de refuerzo inmunológico del ajo parecen provenir de una fuerte concentración de compuestos que contienen azufre, como la alicina. Dado que el calor desactiva el ingrediente activo clave, añádalo a los alimentos justo antes de servirlos o, si es lo suficientemente valiente, intente comerlo crudo. Intente comerlo crudo. Puede que le huela el aliento, pero su cuerpo se lo agradecerá.

5.- Jengibre

El jengibre es otro maravilloso superalimento. Ayuda a reducir la inflamación y a combatir las náuseas. Aunque a veces es dulce, también tiene un toque picante en forma de gingerol, un pariente de la capsaicina. Añádelo a cenas o postres. Consejo profesional: guarda el jengibre en el congelador, durará mucho más. Cuando quieras, rállalo en batidos y comidas para darle un toque saludable.

6.- Espinaca

Las espinacas son ricas en vitamina C y numerosos antioxidantes y betacarotenos, que pueden reforzar nuestro sistema inmunitario. La cocción ligera mejora sus niveles de vitamina A y permite liberar los nutrientes del ácido oxálico. Añádelas a los buddha bowls, cenas o batidos.

7.- Yogur

Busca yogures que lleven impreso en la etiqueta «cultivos vivos y activos», como el yogur griego. Ten cuidado también con los yogures repletos de azúcar. Elegir un yogur natural es tu mejor opción, siempre puedes endulzarlo con frutas y miel. Estos cultivos estimulan tu sistema inmunológico para luchar contra las enfermedades. El yogur también es maravilloso para cocinar, da a los alimentos una deliciosa textura cremosa.

8.- Almendras

La vitamina E es la clave de un sistema inmunitario sano. Los frutos secos, especialmente las almendras, están repletos de vitamina E y grasas saludables. Una porción de media taza proporciona casi el 100% de la cantidad diaria recomendada de vitamina E.

9.- Cúrcuma

Esta especia también se ha utilizado durante siglos en las civilizaciones orientales como antiinflamatorio. Es más conocida por su color amarillo brillante cuando se añade al curry. Las altas concentraciones de curcumina tienen muchos beneficios para el sistema inmunológico.

10.- Té verde

Tanto el té verde como el negro están repletos de flavonoides, un tipo de antioxidante. El té verde destaca por sus niveles de galato de epigalocatequina (EGCG), otro potente antioxidante. Se ha demostrado que el EGCG mejora la función inmunitaria. Además, suele tener más cafeína que el café. Así que la próxima vez que necesite un impulso de energía, opte por una taza de té verde.