Sulfato de zinc

El Zinc no es lo primero que nos viene a la mente cuando pensamos en conseguir una hermosa piel, pero debería serlo. El zinc es una parte vital de las defensas de la piel, ya que activa proteínas para protegerla contra las infecciones, controlar la inflamación, producir nuevas células y transportarlas para reemplazar la piel muerta o dañada.

Sulfato de cobre

En el antiguo Egipto, el cobre era el símbolo de la vida eterna. Es un ingrediente ancestral para la hidratación y la protección. Hay pruebas de los efectos beneficiosos del cobre en la piel, un poderoso ingrediente anti-edad. El cobre ayuda a revitalizar el aspecto de la piel madura proporcionando un aspecto hidratado, firme y tenso. Además, ayuda a activar los antioxidantes que protegen contra los factores de estrés ambiental.

Sulfato de magnesio

El magnesio puede ayudar a su cuerpo de muchas maneras, desde la relajación muscular hasta la generación de energía. Tiene una función importante en su piel, el órgano más grande de su cuerpo. El magnesio ayuda de forma sorprendente en la piel, calmando el enrojecimiento y reduciendo la inflamación. También tiene maravillosos efectos anti-envejecimiento en la piel, ayudando a mantener la elasticidad y la humedad, y apoyando la síntesis de colágeno.

Manteca de karité

La manteca de karité es una fuente natural de hidratación para la piel y el cabello. Tiene un efecto calmante e hidratante cuando se aplica. Este regenerador celular natural es rico en antioxidantes (vitamina A, E, F), ayudando a prevenir las arrugas y las líneas de expresión.

Ácido cítrico

El ácido cítrico es un AHA (alfahidroxiácido). Exfolia suavemente su piel, haciéndola más suave y brillante, previniendo manchas y puntos negros. Trata la pigmentación y las manchas oscuras, así como las líneas de expresión. El ácido cítrico tiene antioxidantes que protegen la barrera de la piel de los agresores ambientales cotidianos.

Citrato de plata

El citrato de plata proporciona un fuerte agente antimicrobiano. Es una alternativa natural a las sustancias tóxicas dañinas utilizadas en otros productos. El citrato de plata también mejora la solubilidad de los ingredientes de los productos cosméticos, como la vitamina E, entre otros.

Aceite de almendras (aceite de Prunus Dulcis)

El aceite de almendras tiene excelentes propiedades alisadoras, suavizantes e hidratantes. Tiene ácidos grasos que nutren la piel y contiene varios agentes beneficiosos para la piel, como la vitamina E antioxidante y las versiones de la vitamina B.

Aceite de coco (Cocos Nucifera)

El aceite de coco recubre su cutis con ricas vitaminas, como la vitamina E, minerales como el potasio, y una hidratación superior con esteroles vegetales de triglicéridos de cadena para combatir la deshidratación y los factores de estrés ambiental. También tiene potentes antioxidantes que previenen el envejecimiento prematuro de la piel, sus proteínas reparan los tejidos y contribuyen a la salud celular.

Aceite de Argán (aceite de Argania Spinosa)

El aceite de argán, también conocido como el «oro líquido de Marruecos», contiene ácidos grasos insaturados nutritivos e hidratantes, que mantendrán una hidratación óptima y proporcionarán una nutrición intensa. Sus vitaminas ayudan a reducir las arrugas y a mejorar el estado de la piel manteniéndola suave y tersa.

Cera de Abeja

La cera de abeja produce suavidad y crea una capa protectora contra los agentes externos en la piel. Atrapa la humedad, protege las células de la piel de los daños causados por los factores ambientales.

Aloe Vera (extracto de Aloe Barbadensis)

El aloe vera es conocido en todo el mundo por sus beneficios para la piel. Contiene 75 componentes activos como vitaminas, enzimas, minerales, azúcares, lignina, saponinas, ácidos salicílicos y aminoácidos. La pureza del Aloe Vera es una consideración importante para su eficacia.

Caléndula (extracto de Calendula Officinalis)

La caléndula es un excelente ingrediente para aportar a la piel. Calma el enrojecimiento de la piel gracias a una dosis concentrada de antioxidantes y carotenoides.

Aceite de naranja (aceite de Citrus Sinensis)

El aceite de naranja es adecuado para tratar la piel grasa. Favorece la formación de colágeno y tiene beneficios antioxidantes. Tiene propiedades beneficiosas para ayudar a mejorar el aspecto visible de las manchas oscuras no deseadas.

Aceite de romero (aceite de Rosmarinus Officinalis Essential)

El aceite esencial de romero destaca como un gran aliado de la lucha contra la caspa o la grasa en el cabello, siendo un excelente regulador de las glándulas sebáceas de nuestro cuero cabelludo. Ayuda a que el cabello sea más robusto, resistente y acelere su proceso de crecimiento.

Aceite de Rosa Rubiginosa

Rosa Rubiginosa es un aceite nutritivo e hidratante cargado de ácidos grasos como el ácido omega 6, omega 3, linoleico, antioxidantes y vitaminas: retinol -vitamina A-, vitamina C, E. Retrasa eficazmente los signos de envejecimiento prematuro, mejora las estrías y las manchas de la piel.

Aceite del árbol del té (aceite de Melaleuca Alternifolia)

El aceite del árbol del té favorece la salud de la piel al calmar algunos problemas cutáneos. Ayuda a aliviar la piel seca, grasa y con irritaciones. El aceite del árbol del té también tiene efectos antiinflamatorios y antimicrobianos, que ayudan a tratar el acné.

Aceite de lima (aceite esencial de Citrus Aurantifolia)

El aceite de lima es un refuerzo ideal para tu piel por su rico contenido en vitamina C. Tiene propiedades beneficiosas para la piel dañada.

Aceite de menta (aceite esencial de Mentha Piperita)

El aceite de menta limpia naturalmente la piel y tiene propiedades antisépticas y antibacterianas. Este aceite ayuda a calmar la piel.

Extracto de cola de caballo (extracto de Equisetum Arvense L)

El extracto de cola de caballo tiene propiedades antioxidantes y calmantes para la piel. Posee abundantes sales silícicas que le confieren propiedades como agente remineralizante, mejorando la elasticidad de la piel. El extracto de cola de caballo contiene una abundante cantidad de alcaloides de vitamina C, sales de potasio, resinas y flavonoides.

Aceite esencial de palmarosa (Cymbopogon martinii)

La palmarosa restablece el equilibrio del agua en la piel. Hidrata, revitaliza y regenera las células. También ayuda a combatir los microbios dañinos de la piel.

Incienso (Aceite escencial de Boswellia Carterii)

El incienso tiene poderes curativos probados durante miles de años. Trata la piel seca y reduce la aparición de arrugas, manchas de la edad, cicatrices y estrías.

Sacha Inchi (Plukenetia Volubilis)

Los principales beneficios y componentes del Sacha Inchi son las proteínas, los aminoácidos, los ácidos grasos esenciales (omegas 3, 6 y 9) y la vitamina E (tocoferoles y tocotrienoles). Sus omegas y la vitamina E son muy útiles para la piel, ya que permiten controlar los radicales libres.

Glicerina

La glicerina es una verdadera superestrella y ayuda a mantener el estado saludable de nuestra piel. Es un hidratante natural de nuestra piel, ideal para combatir la piel seca. La glicerina no es sólo un simple hidratante, sino que sabe mucho más: mantiene los lípidos de la piel entre las células de nuestra piel en un estado saludable (cristal líquido), protege contra la irritación y ayuda a restaurar la barrera.

Lecitina

La lecitina es un excelente antioxidante: gracias a su alto contenido en vitamina E, actúa como antioxidante de la piel protegiéndola de los radicales libres, estimulando la producción de colágeno, lo que ayuda a que la piel tenga un aspecto más suave y brillante. Aporta hidratación a la piel: entre los beneficios de la lecitina de soja está el de retener la hidratación de la piel, muy bueno, sobre todo para las pieles más secas.

Tocoferol (vitamina E)

La vitamina E es el principal antioxidante liposoluble de nuestra piel. Como potente antioxidante, combate los radicales libres que destruyen el colágeno y hace que nuestra piel sea bonita y firme. Como es soluble en grasa, a nuestra piel le encanta recibirla (contrario a las cosas solubles en agua en las que tenemos que engañar a nuestra piel para que las absorba).

Beta carotene

El betacaroteno es la principal fuente de vitamina A segura. Tiene propiedades antioxidantes que pueden ayudar a neutralizar los radicales libres.

Ácido L-ascórbico (vitamina C)

El ácido L-ascórbico es un potente antioxidante y un agente calmante de la piel que puede mejorar los signos del envejecimiento. Potencia la producción de colágeno de la piel, reduce la pigmentación y las manchas en la piel, mejora la protección contra los rayos UV.

Alantoína

La alantoína estimula la epidermis, concretamente el epitelio granular, que es la zona donde se generan las nuevas células que sustituirán a las dañadas o envejecidas. Destruye la piel muerta permitiendo la limpieza y mejora de la piel dañada; esto evita la acumulación de bacterias contaminantes.

Hialuronato de sodio (ácido hialurónico)

El ácido hialurónico es el mejor y más potente hidratante profundo de la piel. Este potente humectante atrae y retiene el agua, ayudando a hidratar manteniendo la humedad. Ayuda a disminuir las arrugas y las líneas de expresión al retener la humedad, creando un efecto de relleno en la piel.

Fenil dimeticona

El fenil dimeticona actúa como acondicionador gracias a sus propiedades lubricantes que facilitan el ablandamiento de la piel. Protege de agentes agresivos como el frío, actuando como hidratante, rellenando las pequeñas arrugas y los poros, dando un aspecto más suave.

Dimetil isosorbida

El dimetil isosorbida actúa como un eficaz portador de ingredientes en las formulaciones cosméticas aplicadas a la piel, permitiendo una mejor distribución a las células cutáneas.

Beta-sitosterol

El beta-sitosterol es un antioxidante que puede reducir los radicales libres en las células, protegiendo su ADN al promover el nivel de enzimas antioxidantes.

Fosfato de ascorbilo y magnesio (forma de vitamina C)

El fosfato de ascorbilo y magnesio es una formulación derivada de la vitamina C que estimula la síntesis de colágeno en la piel. Tiene el mismo potencial que la vitamina C para estimular la síntesis de colágeno en la piel, añadiendo un plus de fosfato muy necesario.

Cianocobalamina (B12)

La cianocobalamina participa en el funcionamiento saludable del organismo. Es esencial para la rápida regeneración de los tejidos y el metabolismo de las neuronas, entre otros beneficios para la salud.

7-Dehidrocolesterol

El 7-dehidrocolesterol es un zoosterol que funciona como precursor del colesterol y se convierte en vitamina D3 en la piel. Por lo tanto, funciona como provitamina-D3.

Triglicérido caprílico / cáprico

El triglicérido caprílico/cáprico protege la superficie de la piel, disminuyendo la cantidad de humedad que pierde la piel. No sólo actúa para prevenir la sequedad de la piel, sino también como agente acondicionador de la misma. Es un excelente emoliente que hace que la piel se sienta agradable y suave.